A 35 grados y con mosquitos

Aunque llego tal vez tarde a la famosa frase de nuestro ministro Martinez Soria de Turismo e Industria para promocionar nuestro país, no he podido más que plasmar en mi blog, el cuál tenía algo abandonado, mis pensamientos sobre el turismo.

Por suerte siempre he viajado bastante, es algo que me han transmitido mis padres, desde pequeños ibamos con nuestra querida caravana “Bambi” (la pequeñita de la marca Hergo) y cada verano ibamos a un sitio nuevo. Era lo que nos permitía nuestro presupuesto, pero sobre todo nos daba mucha más libertad que un hotel. Principalmente nos movimos siempre por España, aunque también fuimos varias veces a Portugal. Eso nos permitió conocer la enorme variedad de lugares, paisajes, climas de los que disfruta nuestro país. En cierto modo tiene razón nuestro ministro en que hay que aprender a disfrutar más de nuestro país y de sus tesoros ocultos.

Hasta aquí las coincidencias con el ministro. Este año he tenido la suerte de, gracias a mi trabajo por turnos, viajar un poquito más que otros años. Tengo que decir que en general me decepciona la actitud de la hostelería y de la administración, casi dividiría las culpas a partes iguales.

Empecemos por la administración. ¿De qué sirve promocionar nuestro país si cuando uno visita un sitio no recibe ninguna o poca información? Este verano he visitado Cantabria, Asturias y Burgos y he podido ver con decepción, que la mayoría de las oficinas de turismo estaban cerradas. En algunos casos, hasta el pueblo más pequeño tenía oficina de turismo y probablemente podría estar justificado su cierre, pero por ejemplo, me he encontrado el pueblo de Arenas de Cabrales, epicentro del conceyu de Cabrales, a los pies de los Picos de Europa y del comienzo de la famosa ruta del Cares, que tenía en pleno Julio, cerrada la oficina de turismo.

Terminamos pidiendo información de la zona a la gente del parque nacional de picos de europa, que asombrada por el cierre, se persignaba por no tener abierto en Julio la oficina con la cantidad de afluencia de turistas. Podría haberse tratado de un caso aislado, o de un día aislado, pero durante 5 días, se mantuvo cerrada. Lo más que recuerdo es que puede que el día 11 o 12 estuviera abierta. Lamentablemente en casi todos los pueblos que pasabamos ocurría lo mismo. Llevo veraneando tres años por Asturias y es una constante: oficinas cerradas, museos en obras en verano.¿Qué planificacion es esta? Los turistas no deciden visitar ciertos sitios si no se les informa de lo que pueden ver o hacer. En todo esta crítica, al menos se ve luz al final del túnel y tengo que poner como ejemplo el Ayuntamiento de Gijón y su gestión turística. Primero ofreciendo guias en mp3 sobre la ciudad en su web de manera gratuita que te permite p.ej. hacer un recorrido de los diferentes edificios modernistas de Gijón. O la Gijoncard y sus bonos de diferentes museos. Pero lamentablemente eso no es lo más común. La mayoría de las oficinas de turismo les falta tiempo para preguntarte de donde vienes para la estadística en vez de informar correcta y ampliamente de lo que uno puede hacer o ver, los días que cierran los museos, horarios, o si tienen alguna día gratuito. Información que a veces sólo descubres si vas fisicamente al museo, siendo muchas veces demasiado tarde.

Además existe un nuevo afán recaudatorio por parte de muchos museos, iglesias, catedrales. El otro día intenté entrar en la Catedral de Burgos: 7 euros por entrar. Nada de ver lo principal gratis como en muchas otras catedrales y tener un museo catedralicio. ¿No pagamos todos con nuestros impuestos la mayoría de los museos e iglesias? ¿Por qué un japonés o un americano paga lo mismo que yo si no paga impuestos aquí? Al menos dentro de la UE, tiene un pase, pero no me parece de ninguna manera justo tener un repago en los museos que reciben financiación pública.

Y aparte de la nueva moda de cobrar en muchos sitios donde antes no se cobraba, una nueva moda de hacer museos con mucho continente y poco contenido. Este verano he visitado dos museos relacionados con la palenteología. Uno el de la evolución de Burgos, un edificio enorme de estilo moderno pero con un contenido que a pesar de sus pretensiones, es poco didáctico y dificilmente digerible. En el otro extremo, visité el museo de los dinosaurios en Salas de los infantes. Un museo modesto pero estupendamente explicado y maximizando con pocos medios todo su contenido. En mi querida tierra Salamanca me acuerdo como ejemplo de ese impetu museistico sin contenido del museo del comercio, edificio con pretensiones, sin contenido y sin apenas visitantes, además muy alejado del centro que como el museo de arte contemporaneo en la antigua cárcel. Ambos no consiguen entrar en la típica visita que se hace un fin de semana en mi querida ciudad.

Por otro lado muchos museos tienen fondos para nutrir 2 o 3 museos de su mismo tamaño como el Prado o el Reina Sofía. Algo no funciona bien.¿Por qué no hacer exposiciones itinerantes? ¿En provincias no tenemos derecho al acceso a un contenido cultural de calidad?

Luego está la hostelería. Este año les ha pillado la crisis con el pie cambiado. Hasta ahora iban bajando las ventas pero la primavera arabe, la crisis que impulsó el turismo nacional sobre la opción de viajar fuera, hizo que de momento las cifras se mantuvieran e incluso crecieran. Este año sin embargo se veían muchas ofertas de última hora y mucha terraza vacía. El sol per se no vende, hay que exprimirse el cerebro con nuevas fórmulas. Desde luego las nuevas fórmulas no pasan por empeorar la calidad y seguir cobrando lo mismo. La gente de mi entorno se rie, pero estoy harto de ver menús de 12 euros cobrando por una ensaladilla o unos macarrones y unos filetes con patatas. Claro que al camarero y al cocinero hay que pagarlo. Pero si sirven rápido y eficientemente, tendrán suficientes clientes para sacar rendimiento. No sé, yo desde luego no me voy a una zona de costa para no ver en el menú nada que sea ni típico de la zona ni nada que venga del mar. ¿Una paella en Asturias? ¿Una ensaladilla en Cantabria? Un poco más de imaginación, perdonenme, pero es que me he hartado de ver los mismos menús todos los días en diferentes restaurantes en la costa. Luego se quejan de que la gente se va con el “bocata” a la playa o con el tupper. Ofrezcan algo diferente y mejor. Para una ensalada mixta y un filete, me los hago en mi casa.

Luego los cafés a 1,2 o 1,5 euros o las cañas a 2 euros sin una misera tapa. Todavía recuerdo entre risas la cafetería en Santander que cerca del puerto anunciaba con una pizarra enorme que ellos cobraban el café a 1 euro (y que rico estaba). Mal tenemos que estar para que eso sea una novedad.

Luego los hoteles y apartamentos queriendo cobrar las mismas salvajadas que hace años, cuando vivíamos sin mirar lo que valían las cosas. No ofrecen nada que les de una ventaja competitiva, unas entradas más baratas a algún museo, nada. Hay que buscar diferenciarse. Por ejemplo ofrecer servicios de guías. En Toledo varios hoteles se unieron para ofrecer un servicio gratuito estupendo. Una ruta por la tarde noche por Toledo, en que un guía te explicaba la historia de la ciudad, que visitar y que cosas evitar y simplemente enseñarte la ciudad. El guía fue muy didactico y nada aburrido y nos sirvió para decidirnos a ver algunos museos que no habíamos pensado visitar en un principio (como la antigua sinagoga). Simplemente la diferencia entre recomendar ese hotel y no recomendarlo. Hoy en día el boca a boca también es importante.

Renovarse o morir. Como dice mi hermano, cada día prefiero más el turismo verde, de momento gratuito, del que tenemos un patrimonio envidiable. Desde luego si me van a cobrar 7 euros por entrar en una catedral, conmigo que no cuenten.

This entry was posted in Sin categoría and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to A 35 grados y con mosquitos

  1. Nico says:

    Muy interesante lo que has escrito y tan cierto como la vida misma. Queremos que los turistas visiten nuestras regiones y sin embargo el servicio que les ofrecemos no siempre es de calidad.
    Lo más lamentable es que las zonas que ya tienen interés turístico por si mismo (como Cabrales) son casi siempre las más descuidadas en cuanto a información y orientación al visitante.
    Una tarea pendiente tanto para las administraciones, ayuntamientos y propietarios de alojamientos rurales: TURISMO DE CALIDAD.

  2. admin says:

    Gracias por tu contestación. Como has llegado a mi blog?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *